jueves, 14 de enero de 2010

PREHISTORIA de CIUDAD RODRIGO

Las márgenes del río Águeda eran recorridas desde el Paleolítico por hordas de cazadores y recolectores que encontraron en estas alturas, donde hoy se encuentra la ciudad, un buen lugar de observación y acecho para la caza.

Pero los orígenes históricos de Ciudad Rodrigo se remontan al primitivo asentamiento en la comarca de la cultura dolménica; una moda de enterramiento procedente del mediterráneo oriental y traída por los buscadores de metales en la Edad del Bronce, y que se propagó desde Portugal hasta aquí. El descubrimiento de numerosos restos arqueológicos en la región y aun en la misma ciudad llega a su mayor expresión con el hallazgo en los años veinte del llamado “Ídolo de Ciudad Rodrigo”, localizado en la plaza del Trigo y recogido por Serafín Tello, canónigo de la Catedral, y que fue vendido en 1964 al Museo Arqueológico Nacional. Está grabado sobre un canto rodado basáltico de tono oscuro. Sobre una de sus caras se ha grabado una figura humana antropomórfica con línea vertical profunda. Podría representar a un héroe de la época y su fecha estaría en torno al 1500-1200 a. C., en lo que se denomina el Bronce Antiguo y Medio. Y sería un precedente de las estelas grabadas del SO. Peninsular.

De cualquier manera, no es hasta el s.VI a.C. cuando se puede fechar el asentamiento en la región de una tribu celta, los vettones, caracterizados por su dedicación a la ganadería y por su carácter guerrero. El hallazgo del verraco céltico, hoy situado en la plaza del Castillo, de tosca labra en granito, pero de sorprendente realismo, nos demuestra la existencia de un castro en el lugar que hoy ocupa el Castillo de los Trastamara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada