viernes, 18 de diciembre de 2009

Manos

Hoy he tenido la suerte de acompañar a los alumnos de bachillerato al teatro de Ciudad Rodrigo a ver un recital poético-musical que han elaborado, recitado y tocado en directo, alumnos del instituto de educación secundaria del Mateo Hernández de Salamanca.



Y digo suerte, porque me ha gustado mucho.Quiero dar desde aquí mi felicitación a todo el grupo de estudiantes y profesores que lo ha hecho posible.

Es difícil realizar un trabajo en colaboración con todo un departamento, pero aún lo es más realizarlo en colaboración con otros : Música, Lengua y Literatura, Lengua Inglesa y Lengua Francesa.

Es estupendo ver que hay profesores implicados en la enseñanza de esta manera, pues supone un gran esfuerzo..., con más horas..., más dedicación...,más problemas. Pero más estupendo todavía es ver la implicación de los alumnos, que han estado maravillosamente bien en su actuación.

Seguramente, muchos de ellos han tenido que perder recreos, ratos con los amigos, horas de "Tuenti"..., horas de fútbol..., horas de "peñas" (este término lo he aprendido hace poquito)...horas de sueño ,para poder seguir el ritmo de estudio...etc.Pero seguramente muchos de ellos nos dirían que sí merece la pena, porque hacen algo que les gusta, que les motiva, que les enriquece...

Espero que sean un ejemplo para los alumnos del Tierra.

Estos son los textos que nos entregaron en la actuación:

Las manos no son verdaderas ni reales...
Son misterios que habitan nuestra vida...
Fernando Pessoa


Desde que Platón sentenció que la única ocupación digna del hombre libre era la de pensar, todas las actividades manuales (y todas las personas que se ganaban la vida practicándolas) quedaron exiliadas del mundo de las ideas. Pero, mientras los filósofos especulaban, multitudes ingentes de manos erigían un mundo real donde poder vivir. Las humildes manos artesanas construyeron casas, templos, palacios, caminos, carros, arados, cántaros, fuentes, tejidos, muebles y utensilios diversos. Las inquietas manos artísticas inventaron otros mundos —la poesía, la pintura, la música...— donde poder soñar. También las violentas manos de guerreros y brutos se armaron de metal para apropiarse por la fuerza de lo que ambicionaban, y aniquilaron pueblos y arrasaron ciudades.
La oscuridad de las noches del mundo está poblada de manos amantes que exploran los cuerpos amados y reinventan el eterno ritual. Si los potentes sentidos de la vista y el oído han acuñado extraordinarios patrimonios estéticos, el tacto alcanza la condición de arte en la intimidad de la caricia, ¿o acaso no es arte comunicar ideas y sentimientos por medios sensibles, como el color, el sonido o el contacto? Hemos aprendido a vivir de la mano de nuestros mayores, de nuestros amigos. Alguien con sus manos nos ha protegido, ayudado, indicado el camino. Hemos escuchado el grito de las manos indigentes. La mano se ha convertido en símbolo de la solidaridad, pero también en instrumento de tortura.
Cada mano es un elocuente contador de historias que tratan de su dueño, nos dice su edad, sus ocupaciones, las circunstancias de su vida y, sorprendentemente, revela sus secretos si sabemos interpretar el misterioso código de indicios y gestos. Bien lo saben los poetas, que no han dudado en echar las manos al vuelo y así dar alas a arriesgadas metáforas.
Con afán didáctico, que no implica rebajar la calidad poética, la pequeña antología que presentamos quiere mostrar algunas de las huellas que las manos han dejado en la poesía y rendir así homenaje a estas fieles servidoras que trabajan para mantener el mundo, la cultura y el arte. Nos ha servido de hilo conductor para montar un recital poético-músico-visual que, naturalmente, lleva por titulo Manos. Los alumnos/as del ÍES Mateo Hernández han recitado los poemas en sincronía con la proyección de sugerentes imágenes y la interpretación de música en vivo. La alianza de las artes ha potenciado la comunicación.
Aquí dejamos la palabra poética que nos sirvió de gula; que caiga en buenas manos.


Miguel Ángel García Velasco


A LA MANO

A ti, firmeza y tiemblo, conductiva
de ese enhebrado, misterioso hilo
que de los ojos fluye y prende al filo
del pincel una luz germinativa.

A ti, flor en acción, copulativa
cómplice permanente del estilo;
tacto, obediencia, lentitud, sigilo,
cuando no disparada disyuntiva.

A ti, siempre solícita viajera,
llevadora del tallo que genera
la más maravillosa criatura.

No eres para el pincel la abierta rosa.
Semicerrarte es tu vivir dichosa.
A ti, alma del jardín de la Pintura.

Rafael Alberti

He encontrado algunas fotos en la web de manos pintadas que aparecían en su recital, os dejo una presentación :



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada