jueves, 25 de marzo de 2010

El Beso del Sáhara


Esta novela trata de una joven llamada Marta. Ella y su familia se van de viaje al Sáhara. Su padre era un diputado muy importane español que le emocionaba ir al Sáhara con su hija Marta. A Marta no le gustaban nada las costumbres del país, comían con las manos, todos del mismo plato, rezaban muchas veces al día...

Un día se fue con su padre y con su madre a ver los poblados (hamadas), las jaimas y a le gente que vivía allí. La gente de las hamadas nunca se acercaban para darles un beso, siempre eran los extranjeros los que iban hacia ellos. Ese día una chica de la hamada que tendría mas o menos la misma edad de Marta se acercó hacia ella, la miró y le dió un beso y un abrazo.

Cuando se separaron del abrazo Marta vio a una chica igual que ella, rubia, de piel blanca...

Al irse los españoles la otra chica se fue con ellos, y ella se quedó en el poblado. Salió corriendo detrás del jeep donde iban sus padres con la otra chica. El alma de Marta se había metido en el cuerpo de una mora.

La que se suponía que era su madre la metió en casa y Marta la empezó a insultar. Su madre la llamaba Nadira que era el nombre de la chica que se había ido a España con los padres de Marta. Nadira (Marta), se volvió loca y la gente la miraba mal y le tiraban con piedras.

Se tuvieron que ir de ese poblado e irse a otro.

Cuando llegaron al otro poblado ella pensó que era mejor que se acostumbrara a esa vida.

Fue pasando el tiempo y se acabó acostumbrando a vivir en las jaimas, comer con los dedos, ect.

Allí tenía amigos y nadie le tiraba con piedras. Conoció a un chico, él se enamoro de ella, pero cundo Nadira le contó la verdad de lo que le había pasado, pensó que estaba loca.

Fué a ver a un hombre muy viejo donde se dió cuenta de que Nadira no estaba loca.

Cuando la volvió a ver Nadira le dió un beso, se dió cuenta de que estaba enamorado del cuerpo de Nadira, pero no del alma de Marta.

Se fue a Madrid a una misión y allí aprovechó para buscar a Marta y a la vez el cuerpo de Nadira.

La encontró, se dieron un beso y el chico le dijo: "tú nunca has estado en Madrid".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada