sábado, 27 de marzo de 2010

Gaia: Madre Tierra, un planeta herido



Gaia: Madre Tierra, un planeta herido.


Es fácil y cómodo plantear un día determinado para el planeta e incluso insistir que se sea constante al respecto...así nuestra conciencia ante lo evidente se acalla por momentos para que todo permanezca tal y como había estado siempre...al fin y al cabo...reciclamos...

No dudo de que la iniciativa sea honesta y sincera por parte de todos y todas...realmente los corazones latirán al unísono durante algunos momentos en millones de seres humanos...incluso después. Pero insisto que no es más que una sórdida llamada a la autocomplacencia.

El ser humano por su manera de ser, necesita sentir y ver que se producen cambios, que tiene protagonismo, que se le hace caso, que se le escucha...esto lo saben muy bien quienes desean que los paradigmas con los que se ha arrasado y esquilmado el planeta ...perduren. Donde el espejismo de paso a la ficción y con ella se pueda seguir de manera vergonzosa prepotente y arrogante masacrando la tierra...

No hay mayor catastrofismo que el desconocimiento...y sucede que se lleva llamando la atención sobre las aberraciones al planeta desde 1960. Primavera Silenciosa de Rachel Carson. En 1972 el Club de Roma publicó el célebre estudio sobre los límites del crecimiento, elaborando el contraproyecto de la sostenibilidad, es decir, aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaiones. Término utilizado también en 1987 en el Informe Brundtland por la Comisión Mundial para el Medio Ambiente y el Desarrollo. La Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en 1992, que hizo suya la sostenibilidad y donde se manifestaba textualmente lo que está sucediendo en estos momentos. Abalado científicamente...dentro del marco de las Naciones Unidas, no tuvo prácticamente repercusión. Intentando en el Protocolo de Kioto dar fuerza vinculante a lo que en aquel entonces no pudo hacerse, y que tampoco se hizo...quedando todo en una foto, donde tan solo fue firmado pero no ratificado. Así, la adhesión de la mayor parte de los gobiernos fue simbólica, de cara a la galería...por no hablar del fracaso de la Cumbre del Clima celebrada en Copenhague el pasado mes de diciembre...

Hay demasiados intereses de toda índole como para frenar la situación actual, por no hablar de la actitud al respecto...evitando la alarma social con determinados gestos... me encantaría equivocarme...pero se trata de informarse realmente de lo que está sucediendo...resultado de lo que lleva sucediendo durante años...

Mi apoyo a cualquier iniciativa es absoluto...

Continuamos debatiendo y refutando...haciendo una Cumbre tras otra. Pero el planeta no espera...sigue su ritmo y su curso...un ritmo que hemos manipulado hace años...y no hemos sido capaces, ni lo somos, de frenar...


http://es.wikipedia.org/wiki/Gea


Gerardo Segurado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada