jueves, 11 de marzo de 2010

Encantamiento


Encantamiento


El ser humano se esconde de su luz en la penumbra de una sombra aterciopelada, por un manto de imágenes y ensueños aparentes que salpica la retina de su ilusión. Se adentra en este gran océano de superficialidades, y se sumerge en una gran ola que le acerca a la orilla de quien es un extraño de sí mismo. Sucumbe al encanto de lo inexistente, mientras su vida se va a la deriva con un viento prematuro y desértico.

Se refugia en la imagen de un espejo imaginario que brilla desde la luz trémula de su desvarío. Enmudece y calla ante la perplejidad de una vida rutinaria, somnolienta y gris. Pero encumbrada en la osadía de quien se siente el protagonista agónico de un cuento disparatado y absurdo. Enmarcado en un cuadro plagado de despropósitos que se desvanece a medida que se enaltece.


Gerardo Segurado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada